miércoles, 19 de enero de 2011

PINTADO...... UN COMPAÑERO ESPECIAL

Por: Pamela Figueroa

Pasan los días y sigo recordando momentos de mi adolescencia, fui muy feliz con mis compañeros de clase, claro que cometimos muchos errores, pero también muchos aciertos, todo era felicidad cualquier cosa nos causaba gracia y de todo hacíamos una fiesta.

Recuerdo con cariño a un compañero, él era especial, ahora lo sé ver por la calle, es de mi edad y poniéndome a pensar nunca me he detenido a preguntarle ¿cómo está? o ¿cómo le ha ido en la vida?, simplemente me he limitado a saludarlo.

Solamente fuimos compañeros un año, pero muchos de los días que pasamos con él quedaron para recordarlos ahora que ya vamos para la vejez, y cuando me reuno con los amigos de aquella época siempre los traemos a conversación con mucho agrado y nostalgia.

Dice el refrán recordar es volver a vivir, y es bonito volver a vivir esos momentos felices, y uno de ellos fue haber conocido a Pintado, que era un chico especial, no solamente por su carácter sino también por su físico.

De piel oscura pero no de raza negra, su cara ovalada y de cachetes grandes,su rostro tenía forma de pera por lo que se ganó el sobrenombre de E.T.(iti), ...cómo lo molestábamos!, ...se reía, creo que estaba consiente de que era feo, era muy inteligente porque si se molestaba hubiéramos seguido con la burla; recuerdo que esa etapa fue corta porque después lo llamábamos por su apellido, y mas en tiempo de aportes y exámenes. (jajaja)

COMO FINGIR LA VIRGINIDAD

Por: PAMELA FIGUEROA

María es una chica hermosa de ojos castaños y cabellos largos ensortijados tiene apariencia de niña tímida, sus ojos reflejan dulzura, su piel es blanca y tersa, aunque no es muy estudiosa, tiene muchos amigos.

Ese día llevaba puesto un vestido fucsia de tiras y zapatillas plateadas, su cabello ensortijado rozaba sus hombros.

Estaba sentada fuera de la dirección junto a otros chicos esperando a la directora, quien le diría si habían aprobado o reprobado el año.

Sale la secretaria, mujer de unos 50 años con gafas vestida de poliéster gris, dice:

* María Pérez puede pasar.

UNA TARDE DE LLUVIA

Por: Pamela Figueroa

La tarde llega y está lloviendo a cántaros, estoy sentada frente al computador, no sé si entrar al cara de libro (facebook en ingles), al MSN o a Hotmail,  me siento con deseos de hacer algo diferente, pero no sé que es… busco en internet y no encuentro nada que me interese, voy a mi correo y solo encuentro fotos de amigos, de sus logros, de sus hijos, de sus viajes.
Nada me ánima, pero a pesar de tanta tecnología que tengo frente a mí, me doy cuenta que no se compara con la imaginación y los sueños del ser humano y una máquina no podrá ocupar nunca nuestros pensamientos ni esos momentos inolvidables que tuvimos cuando éramos niños.

Me serví una taza de café, prendí un cigarrillo y me paré frente a la ventana y al hacer estos movimientos… me trasladaron al pasado, fueron como si ya los hubiese vivido.