domingo, 13 de noviembre de 2011

LA USURERA



Por:  PAMELA FIGUEROA





Eran cerca de las 8 de la mañana, cuando Carmen Rosa llegó a su gabinete de mascotas  para iniciar una nueva jornada de trabajo, pero algo llamó la atención de su olfato,  un olor nauseabundo, putrefacto.
Se apresuró a abrir la puerta  porque pensó que uno de los perros que cuidaba, se había muerto, pero no, todo estaba como debía estar.

Era insoportable el olor, por mas que esparcían desinfectantes, aromatizantes, se abrieron puertas y ventanas para que se ventile, no servia, el olor permanecía.
Pasaron los días y  la pestilencia aumentaba, lo extraño fue que, Clarita,  la dueña  de casa no lo halla notado, era muy quisquillosa,  por lo que Carmen Rosa, decidió ir a preguntarle.

Al llegar a la entrada del departamento,  el olor era irresistible, imaginándose lo peor, llamó a la policía.

Cuando llegaron los gendarmes, les contó que desde el lunes había ese olor y no sabía de donde provenía, hasta que se acercó a la entrada del departamento de arriba donde vive la dueña de casa, que no la ha visto desde hace días cosa rara en ella,  porque siempre bajaba a saludar.

Los policías,  notificaron lo ocurrido a la central, quien les autorizó que hicieran las investigaciones que amerite el caso.  Procediendo a tocar la puerta  de la propietaria del inmueble y  al llamarla por el nombre,  no respondió, decidieron  entrar por una ventana que estaba abierta.

El primer policía que ingresó no resistió el olor,  por lo que tubo que ponerse un pañuelo sobre la nariz para poder realizar su trabajo, luego hizo lo mismo su compañero. 

Se guiaban por el olor, que los  dirigió al dormitorio, todo estaba muy bien arreglado, la cama impecable,  pero de ese lugar salía la pestilencia,  revisaron en el closet, baño, debajo de la cama, no encontraron nada, pero ¡oh... sorpresa!... detrás de un sofá había un bulto, al mover el mueble encontraron el  cuerpo embalado de una mujer, desde la cabeza hasta los pies.
 Llamaron a las autoridades respectivas para que hicieran el levantamiento del cadáver,  también a los familiares o a las personas que pudieran identificar a la difunta. Coincidiendo que era Clara Sarmiento Castro la dueña del inmueble.

Los forenses que examinaron el lugar reportaron que no había desorden, todo estaba en su sitio, era como si la dueña hubiera preparado el lugar para recibir visita.  No había signo de forcejeo, o que alguien halla intentado entrar a la fuerza,  único sospechoso era la ventana  abierta. Presumiendose que por ahí pudo haber entrado y salido el asesino o la asesina, también se encontró en un escritorio 4 libretas de ahorros.

El cuerpo fue llevado a la morgue donde le prácticaron la autopsia de ley,  descubriendo que doña Clarita había fallecido por asfixiada, siendo el arma asesina la misma cinta de embalaje.

En la investigación del caso se presumía que los asesinos era los familiares. Pero al ser interrogados, no se descubrió nada ya que ellos nunca visitaban a su pariente porque  no le gustaba recibir a nadie en su casa.

Todo era una incognita, y  los investigadores se preguntaban:

¿Quién era Clarita?
¿por qué la matarían?
¿A qué se dedicaba?
¿Tenía enemigos?
¿... amigos?
¿Alguien la conocía realmente?

Nadie podía responder estas preguntas ya que doña Clarita era de muy mal genio y no conversaba con nadie en el barrio.

 Cuando se pidieron los estados de cuenta de dichas libretas, se descubrió que, Clarita tenía una doble vida.

La de anciana de barrio que vive sola, nadie la visitaba y que siempre estaba de mal genio, pero era muy respetable por la edad.
 
Mientras que la otra, en otro sitio, era una mujer sin escrúpulos capaz de mandar a golpear o dejar en la calle a cualquiera que no le pagara el dinero que les prestaba a muy altos intereses mensuales.

Este negocio lucrativo, le generaba miles de dolares mensuales,  hacía prestamos con intereses muy altos, siendo sus clientes principales trabajadores de empresas que por tener casa propia, adquirian  hipotecas a través de sus viviendas y cuando se atrazaban con el banco recurrían a la USURERA para salir del apuro.

Doña Clarita logró una considerable cantidad de dinero, la cual la tenía repartida en varios bancos de la ciudad y juntándolo todo se hacían mas de dos millones de dólares, lo que la convertía en blanco de cualquier familiar, amigo o desconocido que supiera de su fortuna.

Pero lo gracioso del caso era que sus parientes cercanos no sabían nada, pensaban que se mantenía con el arriendo del local, nunca se casó, ni tubo hijos, o al menos nunca se habló ni se comentó de eso, lo mas cercano que tenía a un familiar, era un sobrino que vive en Italia quien le enviaba dinero de vez en cuando,  para ayudarla.

Vivia sin  lujos, pero su casa lucía impecable,  siempre andaba muy bien vestida y gozaba de buena salud.

La noticia de este crimen causó mucho asombro en el vecindario, aunque Clarita pasaba desapercibida la mayoría del tiempo, pero cuando se organizaba algún evento en el barrio la  la buscaban para pedirle que colabore con algun regalo o dinero, a lo cual ella nunca se negaba.

Pasaron los días y los días se convirtieron en semanas, luego en meses,  no había ninguna pista que llevara a esclarecer este crimen, por lo que lo iban a dejar como "crimen sin resolver". Pero un inspector recién graduado de la escuela de criminología, fue a dar un último vistaso a la casa y revisando en un escritorio que estaba en la sala, encontró doble fondo en un cajón.

Al presionar con fuerza se calleron unas  50 escrituras de casas que indicaban que Clarita, era la legítima propietaria también una libreta con los nombres direcciones y cantidad de dinero que debía cobrar.  Sumando todo, hacía que su fortuna de dos millones de dolares se incrementara en un 25%, luego de esto la investigación tomó otro rumbo.

Procediendo inmediatamente a investigar a los antiguos propietarios de las casas y a los de la libreta, todos coincidían que odiaban a Clarita, ya que les había hecho firmar una carta de venta de su inmueble, donde constaba que se legitimaba la venta  si se atrazaban en pagarle dos meses o mas, por este motivo muchos  perdieron sus hogares, pasando a ser inquilinos, ya que no les quitaba la casa sino que se las arrendaba.

Ahora la policía tenía a muchos sospechosos, ¿cómo darían con el criminal? todos la odiaban pero se llegó a establecer que ninguno reunía el perfil, para cometer el crimen y además todos tenían coartadas.

Volvieron a la casa de Clarita, para buscar nuevas pistas, registraron por todos lados, incluso entre las paredes, pisos pero nada, uno de los investigadores,  notó que en la cocina, una de las paredes estaba floja, ¿cómo era posible eso?, le dio unos golpes  dándose cuenta que era de madera y no de cemento y  un fuerte empujón bastó para que la pared se abriera.

Era un cuarto secreto, con cuadros de pintores famosos, joyas, dinero, Cristalería fina, lamparas que con la luz reflejaban destellos de  colores, vajillas, copas, vasos, platones, etc era impresionante. pero entre todo ese brillo y lujo,  había algo que no encajaba, era un portafolio negro en el centro de una mesa de marmol.

Al abrirlo, se encontraron muchos titulos de propiedad a nombre de Doña Clara y dos sobres, en uno estaban especificados cada uno de sus bienes todos legalmente notariados dejando como único heredero a su sobrino que vive en Italia, y también le dejaba un poder para que todas las viviendas que había adquirido por medio de la usura fueran devueltas a sus propietarios

En el otro sobre se encontró una carta dirigida a la policía, que decía lo siguiente:

Si encuentran esta carta es porque ya estoy muerta, sólo así, podrían entrar a mi casa.

Yo Clara Sarmiento Castro, en uso de mis cinco sentidos, doy fe de que lo que escribo a continuación es mi verdad, por lo que no quiero que se culpe a nadie de mi muerte ya que la única culpable de la misma soy yo.

Tengo 89 años de edad, viví una vida sin lujos, trabajé desde muy pequeña debido a la pobresa de mi familia, tube hermanos y hermanas pero nunca fuimos unidos, un pedazo de pan era motivo de pelea,  la sobrevivencia era el objetivo.

Debido a esto y a los maltratos que fui sometida desde muy pequeña, decidí no sufrir mas y comencé a trabajar y ahorraba cada centavo que conseguía, hasta que cuando cumplí 16 años conocí a una mujer que prestaba dinero, nunca le hable ni le dije que me enseñara, solamente me limitaba a observarla y fue así como comencé mi negocio.

Primero prestándole a los amigos, como vendía lotería y recorría muchos lugares me fui haciendo conocída de mucha gente la cual tenía problemas económicos a quienes yo les decía que conocía a alguien que les podía prestar dinero pero siempre y cuando le devolvieran con el 20 % de interés.

Así comenzé mi negocio, haciendome conocida por lugares donde no me conocían ni yo conocía a nadie, cada vez eran mas altas las cantidades de dinero que me prestaban y cada día incrementaba mi capital.
Fui muy feliz, viendo como aumentaban mi dinero, desde que comencé a ahorrar solo hice dos retiros en mi vida, el primero fue para comprarme la casa donde vivía y el otro fue para darle a mi sobrino y se vaya a Italia.
Toda mi riqueza está en los bancos, mis libretas de ahorro y este cuarto son mis tesoros mas preciados, es por lo que viví y por lo que nunca me casé, pensando que esto era lo único que necesitaba para ser feliz.
Acumulé tantos  bienes a través de la usura, que me  convertí en una mujer sin escrúpulos, indiferente al dolor, a las  necesidades de los seres humanos.
Me aproveché de toda ocasión para sacar beneficios a mi favor, de  las personas que me buscaban con el fin de  conseguir dinero que yo les facilitaba rápidamente firmándome un pagaré o una carta de venta que hacía efectivo si se atrazaban dos meses.

De esta manera me apropié de sus viviendas, llegando a tener mas de 50 casas.  Pero a llegado el momento de parar con todo esto, a pesar de que tengo excelente salud, como dice mi doctor que hay Clarita para muchos años mas, he decidido ya no seguir viva y acabar con mi negocio.

¿Por qué? Porque han surgidos sentimientos que nunca tube ¡CULPABILIDAD! SI, Culpabilidad, ¡REMODIMIENTO! esto es lo que me impide siguir haciendo lo que he hecho por muchos años.

No sé quien los implantó, nunca he asistido a una iglesia, tampoco he escuchado de Dios, ni de bondad ni de maldad, siempre he vivido sola y nunca he dejado entrar a nadie en vida, ni en mi mente algo que me halla  hecho cambiar mi manera de pensar.

Pero me imagino que ha de ver sido un Dios bueno que me redargulló, haciendome dar cuenta lo mala que he sido todos estos años. 

Pero mi naturaleza de maldad, no permitió que parara, sino que seguí haciendo mis negocios, no pude luchar con el placer que siento cuando la gente viene a mí como si fuera yo su última esperanza y me suplican, lloran, ruegan  para que les preste unos cuantos dólares.

Esto es lo que me mantenía viva, con buena salud y con deseos de seguir.  Ahora se que esto no está bien, he descubierto que soy la encarnación de la maldad, nadie en este mundo pudo detenerme,  sólo ese Dios que no conosco,  implantó en mi, conciencia haciendome notar mi perversidad.
Como nadie puedo detenerme, yo misma lo hice, contraté los servicios de un asesino a sueldo, al cual le pague cien mil dólares para que me matara de la siguiente manera:
1.-  Le dije que viniera a las 12 de la noche del sábado
2.-  Que entrara sin hacer ruido ya que encontraría todo abierto
3.-  Que no tocara nada hasta llegar a mi dormitorio yo estaría en la cama
4.-   No pondré resistencia ya que me tomaría unos traquilizantes    
       para no forzagear.
5.-  Que me embalara desde los pies a la cabeza apretándome muy fuerte y me dejara asfixiar
       lentamente  y si yo le pedía que me soltare, que no lo hiciera.
6.-  Que si la cama se destendía la vuelva a tender
7.-  Que cuando ya esté muerta me ponga detrás del mueble del  dormitorio, para que no se
       vea desordenada la casa.
8.-  Que se fuera igual como vino, sin llamar la atención
Elegí esta forma de morir ya que siempre tube miedo de morir asfixiada.  

Les pido perdón a todas las personas que hice daño y ojalá Dios pueda perdonarme.

CLARA...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario........ me interesa.